mito de las espinacas

Desmontando mitos

Popeye y el mito de las espinacas

24 Jun , 2015  

A Popeye le bastaba tomarse una lata de espinacas para conseguir una fuerza sobrehumana y rescatar sin problemas a su querida Olivia. Y es que por aquel entonces se pensaba que las espinacas tenían mucho más hierro del que en realidad tienen.

Si buscas en Internet sobre el mito del hierro en las espinacas, encontrarás multitud de artículos que toman como cierta la teoría de que todo se debe a un fallo de transcripción de datos. Esta es la teoría más extendida:

En 1870, el químico alemán Erich Von Wolff estaba investigando la cantidad de hierro que tenían los alimentos. Al escribir la cantidad de hierro que tenían las espinacas, se equivocó al poner la coma de los decimales y en vez de 2,7mg, anotó 27mg de hierro por cada 100g de espinacas, diez veces más de lo que en realidad tienen. El error fue corregido en 1837, pero no fue hasta 1981 cuando la revista British Medical Journal revista publicó el error. 

 

El supuesto error de Wolff, sería el que creó el mito y convirtió las espinacas en el alimento mágico de Popeye. No obstante, el doctor Mike Sutton publicó un estudio en 2010 en el que sostiene que el fallo de transcripción también es un mito. Sutton investigó informes científicos desde 1920 y no encontró ninguna prueba del error de Wolff ni de la corrección de 1937. El artículo de la British Medical Journal de 1981 que desveló el error, no sería más que una broma que se acabó tomando como cierta. De hecho, dicho trabajo tenía el nombre de Fake (falso en inglés). Es más, Sutton examinó las primeras tiras cómicas de Popeye y comprobó que cuando tomaba espinacas, no se hacía alusión al hierro que estas contenían sino a la vitamina A.

Viniera de donde viniera el mito, los dibujos animados de Popeye aumentaron el consumo de espinacas durante los años 30 en Estados Unidos. Los casos de anemia eran comunes y las autoridades las promovieron mediante el famoso marinero. La localidad de Alma, en Arkansas fue nombrada como ‘capital mundial de la espinaca’, por ser una de las principales productoras del vegetal. Sin embargo, aunque la campaña fue un éxito, las anemias continuaron puesto que las espinacas, a pesar de ser saludables, no son especialmente ricas en hierro. Se necesitarían consumir varios kilos para conseguir la dosis recomendada del mineral. Aun así, gracias al icónico marinero, el mito de las espinacas se ha mantenido hasta nuestros días.


Foto cabecera: Leshaines123 / Foter / CC BY

Fuente:
SPINACH, IRON and POPEYE: Ironic lessons from biochemistry and history on the importance of healthy eating, healthy scepticism and adequate citation

 

, ,

By  
Graduado en Comunicación. Actualmente cursando Máster en Marketing Digital. Hago dibujos y escribo cosas. Antes de que me decidiese a crear esta página, todo esto que ves era campo.



Coméntanos

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies