productos radiactivos

Curioseando

Los productos radiactivos que causaron furor

19 Dic , 2014  

En los años 20 y 30, como si de Aloe vera se tratase, se puso de moda el radio como remedio para todo. Aún se desconocían los verdaderos efectos de la radiactividad, lo que dio pie a la creación de toda un industria de productos radiactivos para el cuidado de la salud en Estados Unidos, Alemania y Francia.

La creencia de que la radiactividad era milagrosa se empezó a gestar en 1903. La revista Nature publicó una carta del científico J. J. Thompson en la que contaba haber descubierto partículas radiactivas en un manantial de agua. La radiación era producida por las emanaciones de radón, provenientes del radio que se encuentra en el suelo. En la creencia popular siempre se han asociado propiedades curativas y/o purificadoras a los manantiales. La radiación era un descubrimiento reciente, así que se empezó a difundir la idea de que si los manantiales eran curativos, era debido a la radiactividad. La explicación pseudocientífica de los poderes curativos dio rienda suelta a los balnearios  para incluir la palabra radio en sus carteles y atraer a los turistas que buscaban sus beneficios.

El beneficio económico para los balnearios podría haber sido mayor, pero se presentó un problema. La radiación del radio tiene una vida muy corta en el agua. No se podía embotellar directamente de los manantiales porque hubiese llegado a las casas sin la valiosa radiación. Así que se popularizaron los recipientes para irradiar el agua en casa. El más famoso fue Revigator. Un recipiente de barro revestido de uranio y una piedra de radio en el interior. Había que llenarlo de agua antes de acostarse y al día siguiente ya tenías tu agua radiactiva. Las instrucciones recomendaban una media de seis vasos de agua diarios para disfrutar de todos los beneficios.

 

productos radiactivos

Revigator

 

Otra solución para vender agua irradiada fue Radithor. Una botella con extracto de radio disuelto en agua destilada. El empresario y golfista estadounidense Eben M.Byers empezó a tomarlo por recomendación para recuperarse de una lesión. Se convirtió en un acérrimo defensor de los beneficios de la radiactividad, hasta que murió con los huesos de la mandíbula literalmente deshechos, después de beber tres botellas diarias de Radithor durante dos años.

 

productos radiactivos

Radithor

 

A partir de aquí se empezó a tomar conciencia de la verdadera naturaleza de la radiactividad, pero por el camino quedaron multitud de productos que se apuntaron a la moda del radio.

La pasta de dientes radiactiva Doramad aseguraba conservar tu dentadura joven y sana durante toda la vida.

 

productos radiactivos

Pasta de dientes Doramad

 

Tho-Radia era una linea de cosméticos femeninos: jabones, cremas, pintalabios, etc. Todos los productos contenían torio (también radiactivo) y radio. Como curiosidad, la crema facial se anunciaba como creación del doctor Alfred Curie, pero dicho doctor no existía, era una invención de la empresa para aprovecharse del prestigio de la descubridora del radio.

 

productos radiactivos

Linea de cosméticos Tho-Radia

 

Las sales de baño con radio estaban indicadas para la artritis, reumatismo, insomnio y debilidad general.

 

productos radiactivos

Sales de baño con radio

 

Los supositorios Vita Radium eran indicados para levantar el ánimo y aumentar la vitalidad.

 

productos radiactivos

Supositorios con radio

 

El Radioendocrinator. Una especie de hebilla que había que colocar cerca de las glándulas endocrinas, concretamente las de los testículos, para aumentar la potencias sexual. La recomendación del fabricante era dormir con el Radioendocrinator bajo los testículos o llevarlo en el bolsillo.

 

productos radiactivos

Radioendocrinator

 

El radio es luminiscente y se utilizó para crear una pintura para que pudiese ser vista por la noche. La pintura se utilizó mucho en relojes que eran pintados a mano por trabajadoras. Desconocedoras del peligro, las chicas chupaban los pinceles para afilar las cerdas, lo que les provocó caídas de dientes, tumores faciales y por descontado, la muerte.

 

productos radiactivos

Pinturas fluorescentes

 

También se hicieron populares las pastillas de radio. Estas en concreto debían tomarse dos unidades cada 48 horas.

 

productos radiactivos

Pastillas con radio

 

Este tipo de productos eran generalmente caros y solo podían adquirirlos las clases pudientes, lo que convirtió la palabra ‘radium’ en un sinónimo de prestigio, que se siguió utilizando en productos no radiactivos incluso después de conocerse los efectos letales del elemento químico. En este enlace se puede ver una lista de estos productos no radiactivos pero que contenían la famosa palabra.

En la actualidad sabemos que la radiactividad en dosis controladas puede curar el cáncer y que existe prácticamente en todas partes de forma natural, solo que normalmente los niveles están dentro de lo tolerable. El problema de los años 20 y 30 fue que el charlatanismo de los vendedores caló en la creencia popular antes de que se probasen sus efectos científicamente y la gente se expuso sin control a niveles desorbitados de radiación.


Fuentes e imágenes:
http://www.orau.org/ptp/collection/quackcures/quackcures.htm
http://www.orau.org/PTP/collection/brandnames/brandnames.htm
http://www.dissident-media.org/infonucleaire/radieux.html
http://www.orau.org/ptp/collection/radioluminescent/radioluminescentinfo.htm
http://www.orau.org/ptp/collection/radioluminescent/radioluminescent.htm

, , , , , , , , , ,

By  
Graduado en Comunicación. Actualmente cursando Máster en Marketing Digital. Hago dibujos y escribo cosas. Antes de que me decidiese a crear esta página, todo esto que ves era campo.



Coméntanos

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies