Desmontando mitos

Halloween no es una fiesta americana

22 Oct , 2015  

Si preguntas a cualquiera, probablemente te dirá que Halloween es una tradición norteamericana que está invadiendo nuestra cultura. Pero en realidad, Halloween no es una fiesta americana, sino una tradición irlandesa de origen celta llamada Samhain, y que en la península ibérica, debido a su pasado celta, también se celebraba, no como Halloween claro, sino como Samhain. Eso sí, mucho antes de que España y Estados Unidos se formasen como países.

 

¿Qué es el Samhain?

El Samhain es una fiesta pagana con 3000 años de antigüedad, en la que la noche del 31 de octubre se celebraba el final de la temporada de cosecha. Samhain significa en gaélico ‘final del verano’ y puede considerarse como el fin de año celta. Los celtas asociaban la llegada del frío con la muerte y consideraban que la noche del 31 de octubre, la frontera que nos separa del mundo de los muertos se volvía más estrecha y los espíritus podían atravesarla para visitar a sus familiares vivos.

 

Asimilación del Samhain por otras culturas

Cuando los romanos conquistaron los territorios europeos habitados por los celtas, asimilaron la tradición, mezclándola con la ‘Fiesta de la cosecha’ que ya celebraban los romanos. Ya en el el siglo IX, la iglesia católica, en su afán de ganar adeptos transformando fiestas paganas en católicas, trasladó la festividad de ‘Todos los Santos’ del 13 de mayo al 1 de noviembre para hacerla coincidir con el Samhain.

 

Del Samhain a Halloween

El nombre de Halloween no aparece hasta el siglo XVI. Es una deformación de la expresión inglesa “All hallows eve”, que significa ‘Víspera de Todos los Santos’. El símbolo más reconocible del Halloween actual es la calabaza tallada en alusión a la leyenda de Jack O’Lantern. La leyenda proviene del folclore irlandés y cuenta la historia de un joven vago, borracho y jugador que se pasaba los días tumbado bajo un roble. Un día a Jack se le apareció el diablo para llevarlo al infierno. El chico retó al diablo a trepar al árbol y cuando llegó arriba, Jack talló una cruz en el tronco que impidió bajar al diablo. Así que el muchacho hizo un trato con él, le dejaría bajar si aceptaba no llevarse su alma jamás. Y así fue, pero al morir se le negó la entrada en el cielo por sus pecados y también en el infierno porque el diablo había prometido no llevarse su alma. Jack quedó condenado a vagar eternamente por el mundo de los vivos. El diablo, a modo de burla, le arrojó una brasa de fuego eterno del infierno para que iluminase su camino en las noches frías. Jack ahuecó un nabo, metió la brasa dentro a modo de farolillo y comenzó a vagar en busca de un lugar donde descansar eternamente.

Es por esta leyenda que los irlandeses y escoceses tenían la costumbre de meter velas en los nabos en la víspera del Día de Todos los Santos, para colocarlos en las ventanas y ahuyentar al demonio y los malos espíritus.

 

El salto a EE.UU

A mediados del siglo XIX, debido a una hambruna en Irlanda, muchos irlandeses se vieron obligados a emigrar a Norteamérica. Una vez allí, mantuvieron su costumbre de celebrar Halloween, sin embargo, no pudieron encontrar nabos para fabricar sus Linternas de Jack, así que optaron por un vegetal que abundaba en la zona y que además era mucho más fácil de ahuecar: las calabazas.

 

De Estados Unidos al mundo

A pesar de que la tradición llegó a Estados Unidos en el siglo XIX, no se empezó a celebrar de forma masiva en el país hasta 1921, año en que se realizó el primer desfile de Halloween. El primer estado en celebrarlo fue Minesota, al que se le fueron sumando otros estados mientras la fiesta iba ganando popularidad en las siguientes décadas. Pero fue en 1978 cuando Halloween da el salto internacional gracias al estreno mundial de la película Halloween, de John Carpenter.

Fue el cine y las series americanas las que dieron a conocer al mundo la tradición irlandesa, motivo por el cual es una creencia popular que la fiesta es americana. Eso sí, durante el camino transcurrido entre el Samhain y el Halloween exportado por el cine, la fiesta ha cambiado mucho y ya carece del sentido religioso que tenía en un principio, pasando a ser una celebración con un carácter más frívolo y festivo, una especie de carnaval pero solo con disfraces de terror.


Foto cabecera: markus spiske / Foter / CC BY

Fuentes:
Origen de Halloween; Samhain y los celtas – Arquehistoria.com
La historia de Halloween – Sobrehistoria.com
Halloween – Wikipedia
Samhain – Wikipedia

 

, , , , ,

By  
Graduado en Comunicación. Actualmente cursando Máster en Marketing Digital. Hago dibujos y escribo cosas. Antes de que me decidiese a crear esta página, todo esto que ves era campo.



2 Responses

  1. Me encanta Halloween, por el contexto de jugar con el terror y la muerte, cuando era pequeña aquí no se celebraba nada, ni la famosa castañada, era una fecha triste en la que las abuelas ponían velas de aceite a los difuntos y se visitaban los cementerios, realmente mis recuerdos de este día en la infancia eran terribles,así que agradezco un poco que se haya frivolizado, que se le haya dado un contexto más festivo y más divertido. Está bien que recordemos a nuestros difuntos, pero no tienen porqué ser recuerdos tristes, hay que celebrar la vida, no la muerte.

  2. Carla dice:

    Los gallegos de toda la vida celebramos el Samaín, que es bastante diferente al Halloween y di que si, un poco de cultura no viene mal. Lo comercial también cansa.
    ¡Gracias por tu aportación!

Coméntanos

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies