Por decir algo

El fútbol se nos ha ido de las manos

3 Feb , 2015  

Vaya por delante que soy aficionado al fútbol, pero eso no me impide ver que lo que está ocurriendo con el fútbol en España es demasiado, lo mires por donde lo mires.

Te sientas a comer, pones las noticias y ves que se le dedica más tiempo al fútbol que a las noticias internacionales. Y lo peor es que no es al fútbol en sí, si no a cualquier chorrada relacionada. A no ser que salte alguna noticia inusual, importa más que Cristiano Ronaldo estrene botas nuevas o que Messi salga en un programa japonés haciendo malabares con el balón. ¿Cambio de cadena? Más de lo mismo ¿Apago la televisión? No quiero, cuando veo un telediario es porque busco información de calidad, no sensacionalismo deportivo barato. Hemos asumido el fútbol como prioridad nacional, en vez de tomarlo como lo que es: un entretenimiento.

La muerte de un hincha del Deportivo el pasado diciembre desató un debate totalmente hipócrita. Medios, periodistas y aficionados se llevaban las manos a la cabeza por algo que estaba cantado que iba a pasar y que volverá a pasar. Casualmente, unos días antes, una policía embarazada fue asesinada por un atracador ¿Cuánto se habló de ella? Un día. No era fútbol. Pero al hincha del Depor le dedicaron más de 2 semanas entre telediarios, prensa, magazines, programas de deportes y tertulias. Un pelín descompensado.

Y claro, caemos en el error de pensar que las peleas son cosa de cuatro fanáticos. Pero el fútbol destila violencia, habitualmente verbal, pero que es el germen de la violencia física. Raramente hay violencia física sin violencia verbal previa. Así que cuando vas a un campo vives la vergüenza ajena de ver a un padre insultar a un árbitro delante de su hijo pequeño. Y si vas a un partido de alevines puedes ver como los padres son los mayores fanáticos cargando con insultos contra árbitros y rivales de sus hijos.

Por supuesto que hay violentos en el fútbol, los estamos criando. Lo más gracioso es que cuando un jugador hace un mal gesto sale gente escandalizada a decir que tiene que dar ejemplo para los niños. Y ese es precisamente el problema. Que el ejemplo en el que nos miramos, el arquetipo del éxito, es el de futbolista. Veinteañeros millonarios por saber dar patadas a un balón. Mientras que los jóvenes cerebros tienen que emigrar porque aquí ni cristo se acuerda de ellos.

Ese nivel de fanatismo ha creado una doble moral. Una moral que nos dice que todos los políticos son ladrones porque hay algunos que roban. Y otra moral que justifica los fraudes a hacienda cuando se trata de jugadores como Messi.

Y los clubes no se quedan atrás. Cada vez más endeudados por fichar a jugadores que cada vez son más caros ¿Recordáis cuando nos hipotecábamos comprando viviendas cada vez más caras pensando que era un negocio? Pues se llama burbuja y explota.  La ventaja que tienen los clubes es que la permisividad que tienen los gobiernos con ellos no es precisamente la que tiene con el resto de los mortales. Aunque seamos los mortales los que hagamos que los clubes ganen dinero. Definitivamente, se nos ha ido de las manos.

, , , ,

By  
Graduado en Comunicación. Actualmente cursando Máster en Marketing Digital. Hago dibujos y escribo cosas. Antes de que me decidiese a crear esta página, todo esto que ves era campo.



Coméntanos

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies