como detectar fake news

Desmontando mitos

Cómo detectar fake news

7 Ago , 2019  

Solemos decir que vivimos en la Era de la información, aunque creo que el término ‘desinformación’ se adapta mucho mejor a la realidad. No me refiero a la falta de información, si no a la creencia de que conocemos la verdad cuando lo cierto es que nos han colado una historia más falsa que la vida de un influencer. Creemos estar bien informados, pero nos equivocamos. Y puede ser que hoy en día tengamos más acceso a la información que nunca, pero también es verdad que nunca nos han colado tantos bulos juntos. Tenemos la asignatura pendiente de saber diferenciar la información de calidad entre tanta paja. Por eso van estos consejos para saber cómo detectar fake news.

Anuncios

 

SÉ CRITICO

El primer paso es ser consciente de que cualquier cosa es susceptible de ser falsa. A diferencia de los medios tradicionales, Internet es un medio donde cualquiera puede generar contenido sin pasar ningún filtro. Eso tiene sus ventajas, pero tiene el gran inconveniente de que no toda la información es veraz. Por eso debemos obligarnos a desconfiar de cualquier cosa que veamos en Internet.

 

NO TE DEJES LLEVAR POR LAS EMOCIONES

Soy consciente de que suena a discurso casposo de auto-ayuda, pero tiene explicación. Las fake news suelen apelar a emociones primarias como el miedo y la ira. De esta forma conectan con el público de forma instantánea y a veces irracional. Por explicarlo de alguna manera, es como cuando ves una peli de terror y esa noche te da miedo dormir solo. Aun siendo consciente de que la película es ficción, no puedes evitar tener miedo. Es irracional. Pues ahora imagina que no eres consciente de que esa historia es falsa. Que te has creído el bulo de la alerta terrorista o la historia del sida inyectado en las frutas. Es muy probable que tu primer impulso sea alertar a todo el mundo de ese peligro. De la misma manera, el enfado y la indignación también provocan que compartamos noticias, porque queremos difundir una injusticia. Pero antes de desenfundar el botón de compartir, respira hondo y ten en cuenta los siguientes apartados.

 

NO TE CREAS NINGÚN MEME, PUBLICACIÓN DE REDES SOCIALES O MENSAJE DE WHATSAPP QUE NO CONTENGA UN LINK A LA FUENTE DE INFORMACIÓN

Cualquiera puede acceder a un software online de creación de memes o hacer un montaje improvisado de texto e imágenes con cualquier historia o dato sesgado para después compartirlo. Tiene la ventaja viral sobre un artículo de que no requiere entrar a un link para leerlo. Es de fácil consumo y rápida lectura, ya que se puede leer directamente desde una red social. Igual ocurre con Whatsapp. Los mensajes se propagan con facilidad y su envío es casi una garantía de que el destinatario lo va a leer. El problema es que es anónimo. Carece de referencias a la fuente de información original y eso facilita que su información sea falsa, porque su autor no carga con la responsabilidad de lo escrito.

 

VALORA LA CREDIBILIDAD DE LA FUENTE

Si no se trata de uno de los formatos anteriores y ya estamos hablando de un web, valora si esta es creíble. Si es una noticia impactante publicada en un medio no reconocible, sospecha. Hay muchas páginas dedicadas a generar bulos. Lo suyo sería echar un vistazo general a las publicaciones de esa página y valorar su credibilidad respondiendo a diferentes preguntas: a qué se dedica el sitio, qué antigüedad tiene, qué tipo de contenido publica, cuál es su sesgo ideológico, qué ganaría publicando esa noticia, etc. También hay que comprobar la URL y verificar que no se trata de un sitio que trata de imitar una web famosa. En el caso de que sea un medio reconocido, la noticia ganará credibilidad, pero eso no quiere decir que tenga que ser cierta. A los grandes medios también les cuelan bulos.
 

Anuncios

OJO A LAS DESCRIPCIONES VAGAS

Como ya comenté en el post del bulo de las latas de la muerte, muchos bulos están escritos de un manera atemporal y no especifican un lugar concreto. Esto permite que sean cíclicos y reaparezcan cada cierto tiempo adaptados a cada país. Una noticia auténtica debe concretar el día de los hechos y el lugar en el que ocurrió.  Es decir, debe ser verificable.
 

DESCONFÍA SI HAY FALTAS DE ORTOGRAFÍA

Aunque parezca mentira, muchos bulos se extienden conteniendo faltas de ortografía impropias de una fuente periodística. También es común que contengas fallos gramaticales graves. Se debe a que, a veces, los bulos están escritos originalmente en otro idioma y se ha utilizado algún software de traducción para difundirlos en otro país.
 

CUIDADO CON LOS TITULARES SENSACIONALISTAS

Un titular sensacionalista no es necesariamente una noticia falsa, de hecho son bastante comunes. Pero hay que desconfiar cuando lo son en exceso y utilizan signos de exclamación o palabras para darle énfasis. Desde el «¡Alerta!», «¡Asombroso!» o  «¡Increible!» al «No creerás lo que ocurrió después».
 

SOSPECHA DE TODO LO QUE ANIME A COMPARTIR POR UNA BUENA CAUSA

El objetivo de las fake news es convertirse en viral. Por eso es muy común que se utilice una fórmula que alude a la buena voluntad de la gente con frases como: «Comparte para alertar a tus conocidos y familiares», «Comparte para ver si logramos dar con el culpable» o «Comparte si quieres ayudar a esta persona enferma». Un chantaje emocional que nos hace pensar que nos estamos comportando como buenos ciudadanos, pero que solo nos convierte en una herramienta para propagar el engaño.
 

PRESTA ATENCIÓN A LA FOTO

La foto puede dar pistas sobre la veracidad de la noticia. En un bulo hay varias posibilidades: que la foto sea real pero sacada de contexto, que la imagen esté manipulada o que la foto esté hecha expresamente para el fake.

Se puede intentar hacer una búsqueda por imágenes para ver si la foto pertenece a otra noticia. También hay que prestar atención a la calidad de la misma. Resulta muy sospechoso que ciertas imágenes, que parece que se hicieron con buena iluminación y a corta distancia, tengan tan mala calidad. Hoy en día cualquier teléfono es capaz de hacer fotografías más que decentes. Entonces ¿Por qué muchos bulos tienen fotografías de baja calidad? Bueno, ¿Alguna vez te has preguntado por qué los vídeos de Bigfoots siempre se ven borrosos? Pues básicamente porque es más sencillo hacer un montaje con imágenes de baja calidad que con unas en alta. La mala calidad de la imagen disimula la falta de pericia con Photoshop, que cantaría demasiado si se hubiese hecho con imágenes en alta definición.
 

HAZ UNA BÚSQUEDA EN GOOGLE PARA VERIFICAR LA INFORMACIÓN

Muchas veces, colocar parte del texto de la noticia, seguida de la palabra ‘bulo’, ‘hoax’ o ‘fake’, nos puede dar resultados reveladores. Si tiene formato meme o imagen, se puede utilizar el buscador de imágenes de Google a ver si hay suerte. A veces el bulo es demasiado nuevo y aun no hay artículos que lo desmientan. Es ese caso, lo ideal sería intentar comprobar si la noticia ha sido publicada en algún medio. Si no la encuentras, no suele ser buena señal.

 

Si después de todos estos puntos no tienes claro si la noticia es cierta o fake, es sencillo: no la compartas.

, ,

By  
Graduado en Comunicación. Máster en Marketing Digital y no sé qué movidas. Yo quería hacer algo importante, pero al final me abrí un blog.



Coméntanos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies