Living retro

12 Cosas cotidianas de los 90 que hoy están obsoletas

13 Nov , 2014  

1. Cassette

cassette

Foto: Matt From London / Foter / CC BY

El cassete era la alternativa portátil, regrabable y barata del vinilo, hasta que fue sustituido por el CD. Hubo un tiempo en que los tres formatos se vendieron simultáneamente. Tenía una duración estándar de 60 minutos y una calidad de sonido ‘regulera’. Era mas bien un formato ‘de combate’. Lo normal era comprar los discos en CD o vinilo y hacer una copia en cassette para el coche o para el Walkman, conservando el disco original como oro en paño.

Por supuesto, también era la forma barata de conseguir canciones. Solo había que esperar a que pusieran la canción que querías en la radio y pulsar el botón REC.


2. Walkman

Walkman

 Foto: GoneApey / Foter / CC BY-ND

¿Qué es eso de llevar mil canciones encima? Con el Walkman podías escuchar 60 minutos de cinta por la calle… y gracias. Tampoco cabía en la palma de tu mano y era bastante aparatoso como para resultar cómodo llevarlo puesto. Aún así no había adolescente que no tuviese uno, ni usuario que no haya rebobinado un cassette con un bolígrafo para no gastar pila.

Realmente, Walkman es una marca que Sony utiliza para distintos tipos de reproductores portátiles, pero popularmente se adoptó ese nombre para referirse a reproductores de cassette portátiles de cualquier marca.


3. Carretes fotográficos, tiendas de revelado y álbumes

carrete

Olvídate de hacerte selfies hasta que salgas guap@. En los 90 tenías que comprar carretes, generalmente de 24 fotos, que solo se usaban para ocasiones especiales. Las fotos se hacían con cuidado y después de sopesar si valía la pena, porque eran escasas y cada una costaba dinero. Solo podías malgastar fotos cuando volvías del viaje y aun quedaban 2 ó 3 disparos para gastar el carrete.

Después venía la emoción de ir a recoger las fotos a la tienda y ver como habían quedado, para luego guardarlas en álbumes y enseñárselas a todo incauto que se pasase de visita por casa. Algo así como tuitearles fotos en vivo.


4. Salones recreativos

arcade

Foto: Sam Howzit / Foter / CC BY

Estaban por todas partes. Los había más cuidados y vistosos, como los que aun sobreviven, pero con máquinas más simples. Y los había más cutres pero encantadoramente decadentes. Estos últimos eran antros repletos de máquinas, humo de tabaco y un montón de sonidos mezclados. Locales generalmente faltos de decoración, con las máquinas sucias del uso y numerosas quemaduras de cigarro, pero llenos de niños y adolescentes deseosos de jugar a los videojuegos que no podían tener en casa, por el módico precio de 25 pesetas la partida.

También era típico que hubiera una máquina en cada bar, para que los niños estuvieran entretenidos mientras los padres tomaban algo. Era la época dorada de las máquinas recreativas.


5. Videoclubs

Video shop

Foto: Tracy the astonishing (The video store on Flickr) [CC-BY-SA-2.0], via Wikimedia Commons

Ir al videoclub era algo más que alquilar una cinta. Era una liturgia mayor que ir al cine. Pasear por los pasillos ojeando carátulas, leer sinopsis, bromear con títulos de películas, discutir por cual te llevabas, comprar aperitivos y ponerte ciego de grasas saturadas mientras la veías en casa de algún amigo.


6. Tiendas de discos

Tienda de discos

Foto: Marc Wathieu / Foter / CC BY

Aunque hoy parezca mentira, existieron tiendas capaces de hacer negocio vendiendo nada más que música. Los discos se vendían tan bien que, dentro de un mismo centro comercial, podían coexistir una pequeña tienda y la enorme sección de música del supermercado de turno. Había mercado para todos.


7. VHS

vhs

Foto: axeldeviaje / Foter / CC BY

Tenía una calidad peor de la que recordamos, pero fue uno de los grandes entretenimientos de la década. El complemento imprescindible del televisor, todo el mundo tenía un video en casa y una pila de cintas con grabaciones varias: alguna película de la tele, los últimos capítulos de tu serie favorita, tu comunión…

En ninguna estantería de VHS faltaba una cinta con papel celo para engañar al anti-copy.


8. Disquetes de 3,5″

rainbow-diskettes-ibm-formatted

Foto: frankieleon / Foter / CC BY

Archienemigos de los imanes  y con una misteriosa tendencia a estropearse cuando más te hacían falta. Tenían la increible capacidad de 1.44MB y no había otro modo de almacenar bits fuera del ordenador. Bueno, si lo había, pero solo para los privilegiados que tuvieran una carísima grabadora de CD.

Cada programa era una pila de disquetes que había que numerar y guardar juntos para que no se perdiese ninguno. No siempre se conseguía.


9. Cartas manuscritas

carta

Foto: jarapet / Foter / CC BY

Escribir a un familiar, a un amigo que se mudó de ciudad, a un amor de verano o a alguien totalmente desconocido, porque incluso existían agencias dedicadas a contactar personas de cualquier parte del mundo para cartearse.

Había que escribirlas a mano, porque hacerlo a máquina o con ordenador no era nada personal. Podías hablar por teléfono, pero la carta era más especial y hacía mucha ilusión recibirla.


10. Las guías telefónicas impresas

guia_telefonica

Foto: Sento / Flickr

Aunque fueron repartidas hasta 2011, llevaban prácticamente obsoletas desde que Internet se extendió a principios de siglo, perdiendo la utilidad que tenían en los 90. Lo cierto es que casi nunca las usábamos, pero siempre formaron parte del mobiliario de la casa. Lo más práctico eran los cupones descuento que traían.


11. Cabinas de teléfono

Cabina de telefono

Foto: David Perez / GFDL / CC-BY-3.0 via Wikimedia Commons

El teléfono móvil no se hizo popular hasta ya casi finalizada la década, así que si necesitabas llamar a alguien estando fuera de casa tenías que buscar una. Eso si, debías calcular el tiempo que ibas a hablar antes de echar monedas, porque no devolvían lo que no utilizases. La cantidad de dinero que se tragaron creo que podría haber acabado con el hambre en el mundo… varias veces.


12. La sección de anuncios clasificados del periódico

Internet estaba en pañales y muy poca gente tenía acceso. Así que si tenías que buscar trabajo, anunciarte o vender algo, los periódicos eran la forma más eficaz de contactar con el resto del mundo.


Imagen cabecera: Hand Drawn Musical Instruments  Vector by stockgraphicdesigns

 

, , , , , , ,

By  
Graduado en Comunicación. Actualmente cursando Máster en Marketing Digital. Hago dibujos y escribo cosas. Antes de que me decidiese a crear esta página, todo esto que ves era campo.



Coméntanos

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies