errores_cinetificos_cine

Desmontando mitos

6 errores científicos del cine

23 Sep , 2015  

La ciencia y el cine están muy unidos, pero se pelean a menudo. El cine es espectáculo y ritmo, y a veces la ciencia no es tan espectacular ni tan rápida como al cine le gustaría, así que se toma licencias para ‘corregir’ la falta de vistosidad. Lo cierto es que las películas están llenas de errores científicos que frecuentemente pasamos por alto y que a veces se repiten tanto que hemos llegado a asumir como ciertos.  Aquí van seis errores que se repiten habitualmente en el cine:

Anuncios

 

1. Los truenos se escuchan al mismo tiempo que se ven los rayos

Es muy común en las películas que estalle una tormenta y se vea el resplandor de un rayo, acompañado por un trueno que se escucha al mismo tiempo. Un trueno es el sonido que provoca el rayo al desplazarse por el aire, pero nunca los escuchamos al mismo tiempo que lo vemos, porque la luz se desplaza un millón de veces más rápido que el sonido, así que por muy cerca que estemos de la tormenta, siempre veremos primero el rayo. Lo más habitual es que haya varios segundos de diferencia entre uno y otro, pero ya sabemos que en las películas el ritmo es importante y los directores no están dispuestos a perder unos segundos ni por la ciencia.

 

2. Las comunicaciones interplanetarias son instantáneas

A pesar de que en algunas películas, se mantengan conversaciones a tiempo real entre personas que se encuentran en distintos planetas, esto es imposible. Por poner un ejemplo cercano, una onda de radio tarda unos 4 minutos y medio de La Tierra a Marte. Así que si alguien mandase un mensaje de radio desde Marte, tardaría 9 minutos en recibir la respuesta, los 4 y medio de ida y los 4 y medio de vuelta. Y estamos hablando de dos planetas cercanos, si hablásemos de planetas que están a años luz de distancia, no habría tiempo en la película para recibir la respuesta. Así que a pesar de que es un error, se entiende que el cine se salte las leyes de la física.

 

3. Los malos salen despedidos cuando les disparan

La tercera ley de Newton dice que, un cuerpo que recibe una fuerza, provoca una fuerza de igual intensidad, pero de sentido contrario a la fuerza inicial. ¿Qué tiene que ver esto con los disparos? Pues que para derribar a alguien de un balazo, el que dispara también debe caer al suelo por el retroceso del arma. Si el tirador no sale despedido al disparar el arma, tampoco lo hará la víctima.

 

4. Los coches siempre explotan

Ya hablé de los tópicos del cine de acción y de que los coches siempre explotan cuando chocan o cuando se les dispara al depósito de gasolina. Bien, el depósito de un coche puede llegar a explotar en un caso hipotético, pero en la práctica tienen que darse unas circunstancias específicas muy improbables para que ocurra, porque la gasolina es inflamable, pero no es un explosivo por sí misma.

Anuncios

La gasolina es muy volátil, desprende gases que son más inflamables que ella misma. Estos gases tampoco son explosivos, pero en un caso hipotético, una chispa podría prender los gases del depósito, aumentar de golpe la presión y al no encontrar una salida para disiparse, provocar la explosión del tanque. En ese caso la explosión no sería tan grande como la de las películas. Pero todo esto es muy improbable, porque para que el gas prenda dentro del depósito necesita oxígeno, y no es algo que haya en abundancia dentro del tanque, a no ser que se rompa, en ese caso, si los vapores o la gasolina ardiesen, habría una salida para la presión y el tanque no explotaría. Todo esto sin contar la dificultad de que se produzca una chispa dentro de un depósito cerrado. Lo que si es más común es que los coches puedan llegar a arder tras un accidente, pero explotar es cosa de las películas.

 

5. Los silenciadores eliminan completamente el ruido del disparo

En el cine, poner un silenciador a la pistola transforma el estruendo del disparo en un pequeño zumbido. Un error muy extendido que se repite en todas las películas y que ha calado también en los videojuegos. La detonación de una bala es un sonido muy potente que puede llegar incluso a producir daños auditivos, un silenciador atenúa el sonido, pero se sigue escuchando el disparo. El silenciador solo es útil en ambientes ruidosos, para ocultar la procedencia del disparo y para proteger los oídos del tirador.

He aquí un vídeo de como suena una pistola con silenciador:

 

 

6. Sonidos en el espacio.

El sonido necesita un medio material para propagarse. Generalmente llega a nuestros oídos a través del aire, pero también puede llegar por el agua cuando estamos sumergidos o a través de un material solido, como en aquellas escenas del cine del Oeste en la que los indios ponían la oreja en la vía del tren para comprobar si se aproximaba. Sin embargo en el vacío del espacio es imposible que se propague el sonido, porque no tiene ningún medio material para hacerlo, no hay ninguna partícula que pueda vibrar. Así que todos esos sonidos de motores y disparos de láseres de Star Wars son imposibles. En favor de George Lucas diré que un combate espacial sin sonido no sería lo mismo, así que se le perdona haberse tomado la licencia.


Foto cabecera: NASA Goddard Photo and Video / Foter / CC BY

 

,

By  
Graduado en Comunicación. Máster en Marketing Digital y no sé qué movidas. Yo quería hacer algo importante, pero al final me abrí un blog.



Coméntanos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies